El Premio es hoy, por su historia y trascendencia, el estímulo y reconocimiento más importante a nivel nacional a la obra y el pensamiento de los arquitectos argentinos.

Es un puente entre la arquitectura y el público en general, exponiendo la estrecha relación entre ciudad, cultura y arquitectura y revaloriza, frente a la opinión pública, la profesionalidad de los arquitectos argentinos.

El carácter de la convocatoria fue variando: desde los llamados temáticos –en 1989 fue Educación y Cultura; Vivienda individual en 1990 y Vivienda colectiva en 1991-, hasta su ampliación a todos los programas posibles en 1996. Así, se premiaron obras nuevas, espacios interiores y exteriores, obras efímeras, reciclajes y obras de urbanismo. En 2006 se incluyeron obras construidas en el extranjero por arquitectos con título otorgado por una universidad nacional o privada reconocida por el Estado o con título extranjero revalidado en el país.

Desde dicha edición, el Premio SCA CPAU no se limitó a sus socios y matriculados, sino que está abierto a todos los arquitectos del país que cumplan las condiciones especificadas en el Reglamento y las Bases. Dentro de la categoría de ensayos e investigaciones, en 2006 se incorporaron los audiovisuales como nuevo medio de comunicación a disposición de la arquitectura y el urbanismo.

El Premio incrementó cada vez más su convocatoria y la respuesta de los profesionales acompañó esta apertura. En concordancia, se amplió la cantidad de integrantes del Jurado.

En su edición 2008, la convocatoria se enriqueció con mesas de debate posteriores a la premiación, con los jurados y los participantes, en un intercambio de opiniones que fue recogido y continuado a través de los medios de difusión, lográndose así la permanencia del tema más allá del alcance temporal del encuentro y la exposición.

Premio concitó la atención, en sus distintas ediciones, de profesionales de todo el país. La conformación de los jurados de cada edición, con profesionales de reconocida trayectoria tanto académica como de práctica de la disciplina, ha otorgado criterios de selección sólidos y con identidad propia.

El debate sobre las razones fundantes de la arquitectura y su reflejo en la obra construida ha sido mecanismo de valoración por sobre cualquier recurso de adhesión a corrientes internacionales predominantes. Esto no ha significado contar con una producción autóctona que niegue el espíritu de la época, sino adaptar la universalización de lenguajes establecidos a las características y requerimientos de regiones específicas.

La historia del premio SCA-CPAU traza en gran medida una panorámica de la mejor arquitectura de nuestro país, desde obras emblemáticas a otras mucho más cotidianas. La firme trayectoria del premio que otorgan sus pares a los colegas a lo largo de estos 20 años y 12 doce ediciones, y su rigurosidad e independencia, lo han llevado a consolidarse como uno de los premios de arquitectura más reconocidos en nuestro país y a convertirse en una plataforma de gran repercusión y prestigio para los profesionales galardonados.

Es un puente entre la arquitectura y el público en general, exponiendo la estrecha relación entre ciudad, cultura y arquitectura y revalorizando, frente a la opinión pública, la profesionalidad de los colegas.