HISTORIA DEL PREMIO
En momentos en que el país transitaba por una de sus tantas crisis económicas, políticas y, por consiguiente, laborales, y la construcción -con todas las actividades que giran en su órbita- lo reflejaba inequívocamente, surgía de las instituciones profesionales –Sociedad Central de Arquitectos (SCA) y Consejo Profesional de Arquitectura y Urbanismo (CPAU)–, la idea de convocar a los colegas para otorgar un premio a la obra construida y al pensamiento teórico. Nuestros predecesores, Julio Keselman y Francisco Crespo fueron, en 1988 al suscribir el convenio que dio origen al entonces Premio Anual de Arquitectura, los promotores de esta iniciativa que en 2010 concreta su decimotercera edición.

A lo largo de estos años, frente a una creciente -y consolidada ya con la presencia de las comunicaciones globales-, irrupción de imágenes provenientes de los centros de producción intelectual donde es posible construir las ideas que se consideran de vanguardia, una mirada sobre las obras surgidas del pensamiento y las posibilidades económicas y tecnológicas locales puede ser refrescante.

En este muestreo de la producción arquitectónica nacional desde la década de 1980 (considerándose los cinco años anteriores a la primera convocatoria al Premio), están representadas todas las escalas y tipos funcionales, así como variadas ubicaciones geográficas ya que el Premio concitó la atención, en sus distintas ediciones, de profesionales de todo el país.

La conformación de los jurados de cada edición, con profesionales de reconocida trayectoria tanto académica como de práctica de la disciplina, ha otorgado criterios de selección sólidos y con identidad propia.

El debate sobre las razones fundantes de la arquitectura y su reflejo en la obra construida ha sido mecanismo de valoración por sobre cualquier recurso de adhesión a corrientes internacionales predominantes. Esto no ha significado contar con una producción autóctona que niegue el espíritu de la época, sino adaptar la universalización de lenguajes establecidos a las características y requerimientos de regiones específicas.